-- Andalucia Para Conocer: Nuestra Señora del Mayor Dolor o del Castillo

25 diciembre 2014

Nuestra Señora del Mayor Dolor o del Castillo


La Iglesia Prioral de , en la localidad de Aracena, provincia de Huelva, Andalucía, España, es un templo católico desde 25 de julio de 1995.
Esta antigua iglesia del Temple, construido en las fechas de estilo gótico del siglo 13. Se asienta sobre una colina junto al castillo de Aracena. Es la parroquia más antigua del distrito. Puede ser catalogado como una iglesia-fortaleza. La gruta de las Maravillas se encuentra debajo de la colina de piedra caliza sobre la que se levanta el edificio.
En la construcción que data del siglo XV, de estilo gótico tardío se deja notar las influencias mudéjares y de la Catedral de Sevilla.
El templo tiene tres naves a igual altura con coro a los pies y presbiterio poligonal.
En su interior, se destaca las bóvedas nervadas de esquema estrellado.
La Iglesia de Nuestra Señora de los Dolores de Aracena, se encuentra situada en la parte más alta de la ciudad, en la cima del cerro junto a donde aún se conservan restos del antiguo Castillo que construyeran los portugueses en el siglo XIII, en época de guerras fronterizas con los reinos castellanos.
Se trata de la parroquia más antigua de Aracena, construida en sillería de granito entre los siglos XIII y XIV, posiblemente sustituyendo a una antigua mezquita musulmana anterior. Cuenta con una primera etapa constructiva realizad hacia 1260, de la que subsisten la cabecera, el primer tramo de las naves, y su peculiar atrio a los pies, que se levanta ocupando todo el frente de esa fachada. El resto del templo, naves y portadas del evangelio y principal, son de finales del siglo XV, realizado en estilo gótico tardío. Además existen otras partes del templo claramente mudéjares, como son la torre y la fachada de la epístola.
La iglesia tiene planta de salón y cuenta con tres naves de cinco tramos, sin crucero, y con un coro alto a los pies, de finales de siglo XVI, cerrado con antepecho calado de piedra. La cabecera es de base poligonal y posee contrafuertes exteriores, algunos de ellos eliminados posteriormente al serle añadido un camarín barroco.
Las cubiertas del templo se sitúan toda a la misma altura, como es habitual en las iglesias de salón, y están constituidas en sus tres naves por elegantes bóvedas de nervadura gótica con terceletes. Al exterior esta cubierta aparece como una azotea que al parecer estuvo anteriormente almenada y pudo tener quizás una función defensiva y militar. El ábside poligonal, precedido por un tramo rectangular, también cuenta con bóveda de nervadura gótica, con espinazo central, cuyos nervios se apoyan en columnas adosadas. Delante del ábside y en casi su totalidad, se levanta un retablo barroco de columnas rojizas de fuste liso y capiteles corintios, en cuyo centro se abre un amplio camarín donde se aloja una imagen de la Virgen de los Dolores, patrona de la ciudad.



Exteriormente la iglesia presenta un original e interesantísimo atrio cubierto y adosado a la fachada de los pies y abierto a los tres lados exteriores por amplios arcos góticos: tres al frente y uno a cada lateral. Tras este pórtico se encuentra la denominada Puerta Real, compuesta por agujas que terminan en pináculos que centran un gablete con arquivoltas y una red de rombos con motivos florales. Desde la terraza que rodea a este atrio, las vistas de la ciudad y de la serranía son espectaculares.
Lateralmente el templo se encuentra reforzado por poderosos contrafuertes, entre los que se encuentran dos pequeñas portadas góticas; y en la cabecera destacan los volúmenes del camarín barroco, por encima del cual asoman las almenas escalonadas del ábside.
Pero del exterior lo más interesante es su soberbia torre mudéjar de fuste cuadrado y rematado por almenas, que se levanta a un lado de la cabecera, con un claro aspecto militar y de defensa. Anterior a la propia iglesia, esta torre se sitúa en el lado del evangelio y se encuentra decorada en un solo frente donde luce la clásica decoración almohade de paños rectangulares de sebka que incluye múltiples pisos de pequeños arcos polilobulados entrelazados. En su cuerpo inferior dos grandes arcos apuntados, también polilobulados sobre tres columna iniciales forman la base y el inicio de esta notable decoración. En la parte superior de este mismo frente, aparece en relieve la cruz de los Templarios, testigo de la Orden a la que perteneció el templo en el pasado.
De la obra mueble gótica que tenía el templo, hoy no queda nada. Las tablas de San Ginés y Santa Brígida desaparecieron en los graves disturbios del año 1936, así como el Calvario que ocupaba la viga central de la iglesia.
Bien de Interés Cultural, la iglesia presenta en la actualidad un excelente estado de conservación, y fue declarada monumento en el año 1931 según queda recogido y publicado en La Gaceta de Madrid en ese mismo año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...